Velocidad y amplio espectro de control en gramíneas

En el oeste bonaerense se llevaron a cabo ensayos que posicionan al herbicida Celebrate como la mejor herramienta para el control de escapes y malezas de mayor tamaño.  

Las gramíneas son las malezas que mayor crecimiento zonal han experimentado en los últimos años y actualmente se estima que su presencia abarca entre 10 y 12 millones de hectáreas en todo el país. Se trata de una problemática que muchas veces ha sido desatendida y ha quedado eclipsada por el fenómeno del Yuyo Colorado, pero sin dudas se encuentra en el podio de las preocupaciones de los productores.

 

“Actualmente estamos viendo que el problema se viene trasladando desde el este hacia el oeste del país”, afirma Mauro Mortarini, director de la agroconsultora Ojos del Salado, que tiene su base en la ciudad de América, al oeste de la provincia de Buenos Aires. Se trata de una zona donde las gramíneas todavía no son un problema grave, pero empiezan a tomar volumen. Entre las de mayor importancia están Echinochloa, Digitaria, Eleusine y Raigrás, que viene subiendo desde el Sureste y se espera que se vuelva un verdadero problema en la región el año entrante.

Mortarini maneja una empresa que asesora a productores en casi 100 mil hectáreas distribuidas en todo el territorio nacional, y por eso conoce la difícil situación que atraviesan otras regiones del país con las gramíneas (como en el Norte, Entre Ríos, y ciertas zonas de Santa Fe, Córdoba y la provincia de Buenos Aires). Es así que ha decidido anticiparse y en su red de ensayos ha estado analizando cuáles pueden ser las mejores herramientas para enfrentar esta creciente amenaza.

En esas evaluaciones, el herbicida Celebrate ha sobresalido sobre el resto y ha demostrado tener muy buena performance con un amplio espectro de control en malezas gramíneas, tanto anuales como perennes. El producto comercializado por Arysta LifeScience, formulado en base a Quizalofop P (12,5%) y Cletodim (24%), permite además una mayor contundencia de acción y velocidad, siendo capaz de controlar también malezas resistentes a glifosato y al grupo ALS, como Digitaria (Pasto cuaresma) y Eleusine (Pie de Gallina), entre otras.

Suscribite al News

“En los ensayos trabajamos con malezas que empiezan a aparecer cada vez con mayor frecuencia en la zona y cuando se pasan de tamaño se vuelven difíciles de controlar”, relata Andrés Fabbris, responsable de desarrollo de mercado de Arysta para La Pampa, norte y oeste de Buenos Aires. En la evaluación se comparó el Celebrate contra el Haloxifop (un herbicida genérico muy usado en el mercado) en un lote de soja que había sido sembrado a mediados de octubre. Un mes más tarde se hicieron las aplicaciones de los productos y se analizaron sus efectos a los 7, 14 y 21 días después.

“Los resultados del ensayo mostraron una sensible diferencia a favor del Celebrate, tanto en velocidad como en porcentaje final de control”, cuenta el representante de Arysta.

El uso de Celebrate también se recomienda cuando el tamaño de la maleza ya es demasiado grande y se vuelve muy difícil su control. “Tuvimos respuestas muy interesantes en gramíneas por encima de los tres macollos”, agrega Mortarini, que este año repetirá nuevamente el ensayo con malezas gramíneas de aún mayor tamaño para estudiar de forma más minuciosa el desempeño del herbicida en ese aspecto.

“El Celebrate saca una gran diferencia cuando no se hacen bien los controles pre emergentes o se llega tarde al lote por distintas cuestiones operativas”, explica el asesor privado. Según la visión de Mortarini, “Hay que tratar de hacer un manejo más integrado del sistema, generando rotaciones, trabajando con cultivos de cobertura, y siendo más proactivos en el barbecho con la incorporación de los residuales adecuados. De esta manera se guarda un producto como el Celebrate que es ideal para situaciones de rescate”, concluye.

 

Fuente: Savia Comunicaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *