La Peste Porcina Africana Reducirá A La Mitad A La Población De Cerdos En China, Que Busca Sustituir Su Alto Consumo Con Otras Carnes

La abrupta caída de stocks y madres hundirá la producción de carne porcina en China un 25% en 2019. Con ello, se dispararon las importaciones de carne vacuna que tienen a Argentina como proveedor líder. Vietnam es otro potencial mercado para nuestro país.

 

A fines del mes de agosto, a un año de detección de los primeros casos de Peste Porcina Africana (PPA) en China, el departamento de investigación de Rabobank publicó un valioso informe1 actualizando la situación del mercado porcino mundial.

Se estima que actualmente la peste ya afecta a 150-200 millones de cerdos y las pérdidas proyectadas del orden del 30% para la producción mundial equivalen a la oferta anual de porcinos en Europa.

 

Si bien se identificaron casos de la peste en 32 jurisdicciones chinas, el alcance de la enfermedad varía según la región. En las provincias del norte y noreste, que fueron los primeros territorios alcanzados por la PPA, las pérdidas son particularmente altas debido a la lenta reacción y falta de experiencia en el tratamiento de una peste de estas magnitudes. En los territorios del sur del país, alcanzados por la PPA en una segunda etapa, se logró contrarrestar parcialmente el impacto de la enfermedad sacrificando al ganado afectado.

Indicador N°1: En 2019, se estima que China perderá el 50% de las cabezas de ganado porcino con un importante recorte en la cantidad de madres, mientras que la producción de carne de cerdo caerá un 25%. 

Como consecuencia de la Peste Porcina Africana, la República Popular China se enfrenta a un desplome productivo de una magnitud sin precedentes que se espera prolongue sus efectos contractivos en el sector durante los próximos años. Rabobank proyecta una pérdida del 50% del stock de cerdos en China para el año 2019, el equivalente a 200 millones de cabezas. La pérdida interanual de madres, a su vez, caería más de un 50%. Se estima que el país perderá más de 20 millones de madres en 2019, que constituyen un factor clave para la reposición de porcinos de cara al futuro. Al mes de julio, el Ministerio de Agricultura de China informó pérdidas de más de 100 millones de cerdos.

Debido a la fuerte liquidación de stocks en la primera mitad del año, Robobank estima una caída en la producción de carne porcina durante 2019 del 25%, mucho menor al recorte en cabezas. Sin embargo, la abrupta disminución del stock porcino en 2019 asegura una importante caída en la producción de carne de cerdo en 2020. Las estimaciones para el próximo año anticipan una caída adicional de la producción de carnes de 10-15%. Aunque se espera que los productores chinos busquen recuperar stocks porcinos a gran escala en 2020, los intentos estarán condicionados por el persistente riesgo de enfermedad en el territorio.

Indicador N°2: ante la caída de la población porcina y la escasez de carne de cerdo, los precios del animal y su carne se han disparado en agosto superando sus máximos valores alcanzados en 2016. Además, las suspensiones temporarias al transporte interno de cerdos agregan volatilidad a los mercados regionales chinos.

La caída en la producción y la consecuente reducción de la oferta disparó el precio de la carne más demandada en China, que anualmente consume alrededor de 55 millones de toneladas.

El precio del cerdo vivo dio un gran salto en los primeros días de agosto, según los datos publicados en el informe de Rabobank. Lejos aún del pico de demanda estacional del mercado chino, el incremento respondió a la escasez de oferta que enfrenta el mayor consumidor de carne porcina del planeta. Los mayores precios se registran en los mercados del sur y sureste de China, donde la liquidación de stocks durante la primera mitad del año fue mayor y, en consecuencia, la escasez de mercadería actual es más aguda.

Con el despegue de los precios en agosto de 2018, tanto los valores del cerdo vivo como los de la carne porcina superaron los récords anteriores alcanzados en 2016. El precio del lechón, por su parte, aún no supera los niveles máximos de aquel año. Además, las restricciones al transporte de cerdos que impone ocasionalmente el gobierno nacional chino como medida preventiva dotan de mayor volatilidad al mercado porcino nacional y regional. Las autoridades regionales, por su parte, buscan promover la reposición de stocks en los territorios del sur y sureste, mediante una serie de políticas públicas y así reducir la suba de precios de esta bien clave en la dieta de la población.

Indicador N°3: con la caída en el consumo de carne porcina en China se abre un gran mercado para la colocación de alimentos de proteína animal sustitutos como huevos y carne de ave, pescado, vacuna y ovina. El aumento que tuvieron los precios de estos productos en los últimos meses, está estrechamente vinculado a la presión de demanda china.

Rabobank prevé que la carne aviar sirva como principal sustituto ante la caída del consumo de carne porcina en China. No obstante, cabe esperar que tanto la producción como los precios del resto de los alimentos con proteína animal como los huevos y las carnes de pescado, ternera y ovino aumenten en 2019 y 2020. A pesar del incremento esperado en estos sectores, éste no compensaría las pérdidas productivas en el sector porcino.

Se estima que la producción de carne aviar, el sustituto directo para la carne porcina, aumente un 10% en 2019 respecto del año anterior y mantenga su crecimiento durante 2020. Los demás alimentos ricos en proteína animal también incrementarán su producción en los próximos años, aunque en menor proporción y a diferentes ritmos que dependerán fundamentalmente de los recursos disponibles, el clima y las políticas ambientales vigentes.

En cuanto a la evolución de precios de los bienes sustitutos mencionados, el aumento de los valores de la carne de ave está fuertemente correlacionado con el salto en el precio de la carne de cerdo a comienzos de 2019, evidenciando el efecto sustitución entre ambos productos.

A pesar de no ser sustitutos tradicionales del cerdo, el aumento en los precios de la carne de vacuna y ovina indica que estos productos sustituyen, al menos parcialmente, la demanda de carne de cerdo en China. Ante el contexto adverso que atraviesa el mercado porcino, se proyecta que los precios de estas otras carnes continúe aumentando en los próximos meses.

Indicador N°4: como consecuencia de la PPA las importaciones de carne porcina de China dieron un gran salto en 2019 y Rabobank prevé otro incremento en 2020. Los principales proveedores del mercado chino son España, Alemania, Canadá, Brasil y Estados Unidos.

Las compras de China experimentaron una marcada tendencia alcista en el segundo trimestre de 2019 y, según el informe de Rabobank, se espera que continúen aumentando en lo que resta del año. Para 2020 se proyectan importaciones aún mayores a las de 2019, en torno a 4 millones de toneladas.

Las importaciones informadas por la Aduana de China, muestran que en los primeros 8 meses del año 2019 ya se pueden ver claramente los fuertes impactos de la PPA en el flujo comercial del gigante asiático. Las compras chinas de carne de cerdo hasta el mes de agosto suman 1,16 Mt según datos oficiales, denotando un aumento interanual del 40%. Las importaciones de carne despegaron notoriamente a partir del mes de abril del año en curso, alcanzando la mayor diferencia respecto de las importaciones mensuales pasadas en julio.

Los países pertenecientes a la Unión Europea, liderados por España y Alemania, son los principales proveedores de carne porcina a China. Del continente americano destacan los envíos de carne de Canadá, Brasil y Estados Unidos. Este último, a pesar de los altos aranceles con los que la República Popular China graba sus productos, es actualmente el quinto proveedor de carne porcina al gigante asiático.

Indicador N°5: ¿Cuáles son los países llamados a abastecer la creciente demanda china de carne de cerdo? Perspectivas para la Unión Europea, Canadá, Estados  Unidos y Brasil.

La Unión Europea es líder en exportaciones de carne porcina a nivel mundial y es el principal proveedor de esta carne en el mercado chino. Sin embargo, los países europeos enfrentan dos problemáticas que desafían sus posibilidades de continuar abasteciendo con éxito gran parte de la demanda externa china. Por un lado, el precio de la mercadería originada en la UE se ubica por encima de los valores de otros orígenes quitando competitividad a las exportaciones europeas. Por otro lado, la gripe porcina africana amenaza a los criaderos europeos por lo que cualquier aumento en la producción con el objetivo de suplir la demanda china debe ser cuidadosamente controlado desde la perspectiva sanitaria.

La peste porcina africana continúa amenazando la cría de cerdos en Bélgica a pesar de los avances que se hicieron por controlar la expansión de la enfermedad en el territorio nacional. Bélgica pasó de más de 200 casos nuevos de infección en febrero, a sólo dos casos en el mes de julio.

La situación en Europa del Este, especialmente en Rumania, continúa siendo particularmente compleja mientras que en las últimas semanas se detectaron nuevos brotes en Eslovaquia y Serbia. Además, se interceptaron productos contaminados en un aeropuerto británico lo que pone en relieve el rol de la actividad humana en la expansión de la peste hacia nuevos territorios.

La mayoría de los criadores porcinos del continente europeo se mantienen cautelosos a la hora de expandir su producción, independientemente de los atractivos precios vigentes que ofrecerían un buen margen para el sector en Europa. Tanto es así que los valores registrados en los Países Bajos, Alemania y España se ubican en sus máximos de cinco años. Es de esperar que estos niveles de precios se mantengan en el futuro gracias a la alta demanda externa impulsada por China.

Canadá se posiciona como el tercer exportador en 2019; sin embargo, Rabobank señala que un conjunto de políticas implementadas por el país estaría limitando las ventas externas de carne porcina canadiense a China.

En tercer lugar se ubican los embarques de carne porcina desde Estados Unidos que, a pesar de los desincentivos arancelarios vigentes en la disputa comercial entre las dos potencias, se muestran muy firmes. Entre los grandes productores de cerdos a nivel mundial, Estados Unidos se destaca como el país mejor posicionado para embarcar carne de cerdo a China.

En el caso de Brasil, el principal productor de cerdos de Sudamérica podría aumentar sus despachos a China aunque actualmente el país vecino continúa centrando su atención al mercado ruso.

Indicador N°6: ante la caída en la oferta de carne porcina, China se vuelca al consumo de carne vacuna y aviar. Argentina lidera las ventas de carne vacuna y Brasil las de carne aviar.

Por efecto sustitución, como se señaló previamente, creció en el mercado chino el consumo de otros tipos de carne. Las exportaciones de carne vacuna a China se incrementaron en un 50% durante la primera mitad del año 2019, según estimaciones de Rabobank. En los primeros 8 meses, el gigante asiático compró 980 mil toneladas de carne vacuna de acuerdo a las cifras de la Aduana de China. Estos datos muestran, además, la tendencia positiva que mantienen las importaciones de carne vacuna de China ya que a lo largo de todo el año 2018 el gigante asiático compró más que en 2017. A su vez, en lo que va de 2019 las compras mensuales vuelven a superar los registros de un año atrás, y esta vez con mayor holgura.

Argentina se estableció como el principal origen de estos despachos, seguido por Brasil, Uruguay y Australia. La expansión de la demanda china provocó un aumento en las exportaciones de estos cuatro importantes criadores de ganado.

En el segmento de la carne aviar, las importaciones chinas alcanzaron 483 mil toneladas, según datos de la Aduana, un 48% por encima de 2018. Las compras mensuales de carne de ave en el período febrero/julio del año en curso son significativamente superiores a las anotadas en 2018 (en algún caso hasta duplican los registros del año anterior) y se mantienen relativamente constantes por encima de 60 mil toneladas.

En este caso, Brasil continúa liderando ampliamente las exportaciones a China en 2019. La Unión Europea y Tailandia incrementaron sus exportaciones de carne de ave en los últimos meses, aunque partiendo de una base mucho más pequeña que la de Brasil. Además, Rusia se sumó a los proveedores de carne aviar a China.

Indicador N°7: la PPA afecta también a otros importantes mercados del Sudeste Asiático, entre ellos Vietnam cuya producción porcina se recortaría en hasta un 20% en 2019 y profundizaría su caída en 2020.

Vietnam, el sexto consumidor y productor mundial de carne de cerdo, es otro país severamente afectado por la peste porcina africana que ya acabó con 4,7 millones de cerdos según datos de FAO. Además, siguiendo estimaciones de Rabobank, la población porcina en territorio vietnamita se recortaría entre 15-20% en 2019, para caer un 5% adicional en 2020. Del lado de la demanda, se espera que el consumo de carne de cerdo se contraiga un 12% en 2019 como consecuencia del encarecimiento relativo del bien y que la diferencia entre consumo doméstico y producción interna sea abastecida por importaciones. Es probable que los precios del cerdo en el mercado vietnamita continúen escalando en lo que resta de 2019. Además, se espera que la reposición animal sea lenta ya que la disponibilidad de tierras para establecer grandes granjas con seguridad sanitaria es limitada y el gobierno ha interrumpido los subsidios a los criadores. Es posible que muchos de los productores que optaron por abandonar temporariamente la producción porcina en favor de la cría de aves, mantengan esta decisión en el largo plazo modificando la estructura productiva del sector.

Según la última información publicada por FAO, otros focos de peste porcina en Asia incluyen Laos (pérdidas de 25.000 cerdos), Corea del Sur (más de 10.000 cabezas), Filipinas (7.952), Mongolia (3.115), Camboya, Corea del Norte y Myanmar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *