Laringotraqueitis infecciosa aviar: cómo prevenirla y cuáles son las medidas de control

VIAS DE INGRESO A LA GRANJA

Mediante la introducción de aves infectadas o portadoras (aquellas que transmiten la enfermedad, pero no muestran signos clínicos), movimiento del personal, vehículos y/o transporte de guano, equipos contaminados (las secreciones respiratorias de las aves infectadas contaminan jaulas, equipos y ropa del personal), moscas y roedores.×

Una vez dentro de la granja, el virus se disemina rápidamente.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) brinda las siguientes recomendaciones sanitarias para prevenir y controlar esta enfermedad en la producción avícola:

MEDIDAS DE PREVENCIÓN
  • Incrementar las medidas generales de higiene y bioseguridad para evitar el ingreso y la diseminación del patógeno.
  • Restringir el acceso de vehículos. En caso de tener que descargar insumos en la granja, utilizar los equipos de desinfección y evitar el descenso del transportista.
  • Lavar y desinfectar las ruedas de los vehículos al entrar y salir del establecimiento.
  • Cuidar la higiene personal: utilizar ropa y calzado limpio al entrar y salir del establecimiento, y pediluvios con solución desinfectante.
  • Eliminar la mortandad diaria dentro del establecimiento, preferiblemente mediante composta, enterramiento o incineración.
  • Efectuar un riguroso control de plagas dentro del predio.
  • Prevenir la entrada de aves silvestres y su contacto con las de producción.
  • No conservar aves de traspatio en la granja, ni mascotas.
  • Mantener una buena ventilación, con niveles bajos de amoniaco.
  • Vacunar a las aves según la recomendación del veterinario acreditado en sanidad aviar.
MEDIDAS DE CONTROL
  • Reportar rápidamente la sospecha o presencia de la enfermedad en la oficina del Senasa más cercana.
  • Confirmar la presencia de casos sospechosos de laringotraqueitis por métodos de laboratorio, con asesoramiento del veterinario acreditado responsable de la granja.

Ante alguna falla o deficiencia en la implementación de las medidas de manejo, higiene y bioseguridad, aumenta el riesgo de introducción y difusión de esta y otras enfermedades que pueden afectar gravemente la producción aviar.

Es de suma importancia que tanto los productores avícolas del país como el resto de los actores que integran la cadena agropecuaria se comprometan con el control y la erradicación de la enfermedad, y colaboren con el Senasa en la protección de la sanidad avícola del país.

El resguardo sanitario es el elemento que permite sostener las exportaciones de productos avícolas sin restricciones a más de 60 mercados de todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *