Ganando tiempo: el Gobierno prorroga la actual ley de biocombustibles por 60 días

El Gobierno tiene su gran carta en una nueva ley, redactada por el diputado Marcos Cleri, en la que muchos destacan, por lo bajo, que se trata del proyecto que es obra de Máximo Kirchner.×

Desde el oficialismo estaban confiados en conseguir los votos necesarios en la Cámara de Diputados para la aprobación de este nuevo proyecto, que reduciría drásticamente a la mitad el corte del biodiésel en el gasoil (de 10% pasaba a 5%) y mantenía estable el del bioetanol en las naftas (12%), pero esa posibilidad se alejó.

En este sentido, ahora el Gobierno busca tiempo para intentar conseguir los adeptos y los votos favorables para la nueva ley y, por ello, el secretario de Energía, Darío Martínez, confirmaba, este jueves, que la actual norma se prorrogará por 60 días. Lo hacía en Tucumán, tierra cañera y de bioetanol de caña, al gobernador Juan Manzur. En estos dos meses, se buscará destrabar el proyecto.

En tierra tucumana, Martínez se sintió muy cómodo. Dialogó y estuvo de recorrida con el gobernador. “Tucumán es un ejemplo en política energética”, destacó y agregó que, “las tucumanas y los tucumanos tienen un excelente gobernador, que trabaja para darles las mismas posibilidades absolutamente a todos y todas”. Además, esa buena sintonía quedó plasmada en las redes sociales.

En Tucumán, hay un conflicto latente que mantiene en vilo a miles de pequeños y medianos cañeros independientes. Esta semana, estos manifestaron que no estaban dispuestos a entregar la producción hasta que no resolviera el destino de la ley de biocombustibles.

¿Cómo verán las otras provincias, Córdoba y Santa Fe, con fuerte matriz energética asociada a los biocombustibles el panorama actual y la prórroga?

Por otra parte, cabe recordar, que este mes finaliza el plan que había trazado el Gobierno, corte por precio, a los combustibles con los bio. En enero, intentó acomodar rápido un gran reclamo del sector: el precio atrasado. Entonces, armó un plan en que bajaba el corte y compensaba por precio. Este ajuste era por cinco meses y, justamente, en mayo alcanzaba su máximo punto, es decir, se volvía al corte que existía en diciembre (10% y 12%, biodiésel y bioetanol, respectivamente) con el precio máximo pago por la industria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *